viernes, 10 de febrero de 2012

Sydney en 360º


Mi viaje a Australia del Verano 2011 estuvo lleno de gratificantes experiencias, tanto personales como profesionales. La ciudad de Sydney me ofreció fantásticos espacios en los que poner en práctica un experimento que hacía tiempo que quería probar. Descubrí en la red unos tipos de gadgets específicos para cámaras DSLR que consisten en una esfera de aluminio pulida; ésta permite incorporarse al objetivo y disparar instantáneas al reflejo. De esa forma se consiguen unas imágenes 'redondas' que abarcan 360º.


Mi filosofía no me permite invertir mucho en accesorios fotográficos, -tampoco mi bolsillo- creo en las habilidades de edición más allá de la técnica fotográfica en sí, pues permite crear prácticamente de la nada. Armado con mi humilde Nikon D5000 tomé una serie de instantáneas de algunos lugares que visité, y cargado de Photoshop puse en práctica mi idea. El programa dispone de una fantástica herramienta que genera coordenadas polares, es decir, que extruyen el contenido de la imagen de forma circular y facilitan de una forma mecánicamente perfecta una tarea que manualmente sería muy ardua. A continuación una muestra, ampliada cómodamente en mi álbum de Flickr y Picasa.




SYDNEY OPERA HOUSE
El icono internacional de la capital de New South Wales, extensible a Australia entera, fue uno de los resultados más curiosos y además uno de mis favoritos. Tomada desde la bahía delantera, el
giro circular distorsiona las cúpulas -que representan las olas de mar- y las inclina de una manera afilada. Unos cuantos procesamientos más arreglan la oscuridad de las sombras y corrigen las pequeñas inconexioniones entre los suelos. Como toque final, una imagen complementaria de un helicóptero que también capté especialmente para aplicarla a esta especie de ajo australiano.




HARBOR BRIDGE
El puente más famoso de Sydney, seguido por Anzac Bridge, siempre sale acompañado de la conocidísima Opera. Aquí no aparece porque la imagen fue tomada precisamente desde sus balcones. Un ajuste delicado y preciso permite encajar los bordes de los extremos de la carretera. Añadimos un destello que simule el Sol, accentuamos las ondas del mar y aplicamos un efecto de neblina al cielo para que la recreación parezca salida de un sueño limpio y moderno.





THE ROCKS
Es el antiguo distrito industrial de la ciudad, situado en pleno puerto. Actualmente acoge numerosos establecimientos turísticos, como restaurantes o tiendas de souvenires. Es el lugar perfecto para ir de compras de rastrillo a Sydney. Le di un toque sucio para evocar un poco su pasado como zona afluente de carga y descarga de barcos. La antigua fábrica ahora son almacenes, y de su antigua chimenea sale un humo que apliqué para dar una sensación de miniatura.



CIRCULAR QUAY
El centro neurálgico de Sydney, donde se concentran las oficinas de bancos y empresas internacionales. Por el efecto de las coordenadas polares, los edificios son más anchos en sus plantas más altas, y aproveché para colorear el cielo de púrpura y añadir un arcoiris en este pequeño mundo de juguete. Una de las imágenes más complejas.






CECILIA STREET, BELMORE
No podía faltar la calle de mi casa en Australia, me evoca muchos recuerdos de una forma original. Fue la primera de la serie, así que disculpad por los acabados poco trabajados, cables y follaje sobretodo. Me encanta el toque jugoso de las nubes que apliqué, y el Sol potencia la idea de planeta con la que he estado jugando. Belmore es uno de los suburbios de Sydney, no muy lejos del centro y fácilmente accesible por la red de trenes.







NORTHERN SYDNEY
La Zona más alejada de Sydney se aprecia en esta composición. Detrás de la manga de tierra que vemos en la parte inferior se encuentra el océano pacífico, y entre las bahías que se forman en el irregular perfil de la ciudad la vela es un deporte corriente, aún en la temporada de invierno. En esta coloqué las nubes de forma completamente horizontal y algunas superpuestas a la imagen central que hace parecer que este pedazo de mar esté suspendido en el aire.



BLUE MOUNTAINS
La cordillera más famosa de la amplísimo territorio de New South Wales. Como curiosidad, el nombre viene dado por el color azulado de los 'gumtrees' o árboles de eucalipto. Por efecto de la bruma en la distancia y el tono de las ojas, realmente los bosques -habitados por koalas- se aprecian con este brillo frío, y en la composición las montañas recuerdan a un meteorito cayéndonos encima.


Contenidos originales, por Juan Manuel Molleví
Distribuye libremente pero siempre reconociendo la autoría.